Las malposiciones dentarias y los problemas relacionados con la maloclusión no solo afectan a la salud bucodental de forma estética, sino también funcional. De hecho, una alineación incorrecta de las piezas dentales, así como ciertas complicaciones con la mordida, pueden afectar, de la misma manera, a la salud general del paciente. Así, los tratamientos de Ortodoncia van mucho más allá de la estética y, en todo caso, son necesario para mantener una calidad de vida óptima. La corrección de estas complicaciones orales permite, además, mejorar la higiene diaria y evitar la acumulación de placa y el desarrollo de patologías periodontales.

En este sentido, el tratamiento de Ortodoncia que llevamos a cabo en ZM Centro de Odontología Avanzada se cimienta en un diagnóstico preciso, minucioso y personalizado, en función de la situación y de las necesidades de cada paciente. En nuestras clínicas dentales en Toledo y Argés, contamos con la experiencia de más de 20 años de la Dra. Bárbara Markiewicz, quien no solo lleva a cabo una evaluación exhaustiva de la dentición, sino también de las encías, del hueso, de la articulación temporomandibular y de la estética facial de cada caso.

Siguiendo la filosofía de Roth Williams, que no solo tiene en cuenta los dientes, sino todas las estructuras óseas que los soportan, podemos asegurar un tratamiento ortodóncico integral e individualizado. En nuestros centros, llevamos a cabo un nivel avanzado de Ortodoncia, entre cuyos objetivos últimos se encuentran la estética dental, periodontal y facial, así como la estabilidad oclusal y de la articulación temporomandibular. Por ello, trabajamos de forma conjunta con el periodoncista, el prostodoncista y el implantólogo.

Pasos que seguir en el proceso de tratamiento

Una vez que la Dra. Bárbara Markiewicz realiza una evaluación exhaustiva del estado de la cavidad oral y determina el sistema ortodóncico más apropiado, se lleva a cabo la toma de registros de diagnóstico mediante las tecnologías más avanzadas y precisas. Para ello, nos valemos de:

  • Radiografías digitales, con las que se pueden desarrollarse estudios cefalométricos.
  • Fotografías, mediante las que se estudia la sonrisa del paciente.
  • Modelos de estudio, a partir de los que se determina la mordida.
  • Registros de la ubicación precisa de la articulación temporomandibular, gracias al uso de articuladores semiajustables de última generación.

Con base en este diagnóstico pormenorizado, se puede llevar a cabo la fijación de los brackets, metálicos o estéticos, o de los alineadores transparentes. Durante el tiempo que dura el tratamiento, que varía en función de cada paciente, se realizan controles de higiene bucodental y de evolución de la posición de los maxilares. Por último, una vez finalizado el procedimiento, es fundamental el uso de aparatos de retención, precisamente, para conseguir la estabilidad oclusal.

Si necesitas corregir las malposiciones dentarias y la maloclusión, en ZM Centro de Odontología Avanzada estaremos encantados de poder ayudarte.

Leave a Reply

Call Now Button