Junto con la caries, las patologías que afectan a los tejidos gingivales, la gingivitis y la periodontitis, son algunas de las más frecuentes entre la población de nuestro país. Actualmente, según los datos de la Sociedad Española de Periodoncia y Osteointegración (SEPA), con más de 750 millones de personas afectadas, la enfermedad periodontal es la sexta con mayor incidencia a nivel mundial.

La prevención y la detección precoz son, sin duda, dos de los factores clave para evitar el agravamiento de estas patologías. La inflamación y el enrojecimiento de las encías puede evolucionar en periodontitis, cuando, de forma progresiva, los tejidos que dan sustento a los dientes pueden verse dañados. En última instancia, esta enfermedad puede provocar la caída prematura de las piezas dentales afectadas.

Por ello, desde nuestra clínica dental en Toledo, abogamos por la prevención y la evaluación temprana del estado de las encías de nuestros pacientes. Manteniendo unos buenos hábitos higiénicos diarios y visitando de forma periódica al dentista podemos evitar el desarrollo de estas enfermedades o, por el contrario, detener su avance. En este artículo, te ofrecemos algunos consejos que debes tener en cuenta en el día a día.

Consejos para evitar la inflamación y el enrojecimiento de las encías

Una higiene bucodental exhaustiva es esencial para evitar la aparición de la enfermedad periodontal. El cepillado es la acción más importante que se debe llevar a cabo, pero, de la misma manera, diariamente, se deben higienizar los espacios interdentales. De esta manera, se podrá evitar la acumulación de placa entre los dientes y en la base de las encías. Asimismo, es importante realizarse una higiene dental profesional, como mínimo, una vez al año.

  • Cepilla tus dientes tres veces al día durante dos minutos. Utiliza una técnica adecuada de cepillado. Si tienes dudas, puedes preguntar a tu dentista.
  • Usa hilo dental y/o cepillos interproximales para limpiar las zonas interdentales.
  • Si tu dentista te lo recomienda, utiliza enjuagues bucales de forma regular.
  • Sigue una dieta sana y equilibrada, que incluya todos los nutrientes, vitaminas y minerales.
  • Abandona definitivamente el tabaco, ya que es uno de los mayores factores de riesgo para el desarrollo de afecciones periodontales.
  • No olvides visitar a tu dentista, al menos, una vez al año.

¿Cuáles son los beneficios del tratamiento periodontal?

Una vez que la enfermedad periodontal ha hecho acto de presencia, es importante ponerse en manos de un experto en Periodoncia. El tratamiento de la gingivitis y de la periodontitis puede variar, en función del avance de la patología y del grado de afectación de los tejidos gingivales y de los dientes.

El objetivo principal del tratamiento periodontal es el mantenimiento, a largo plazo, de las piezas dentales naturales del paciente. De esta manera, conseguimos evitar procedimientos más complejos, por ejemplo, con implantes o prótesis dentales.

  • Recuperan la estética de la cavidad oral, así como la funcionalidad completa de esta.
  • Reducen el sangrado y la movilidad de las piezas dentales.
  • Evitan la caída de los dientes afectados y su reposición mediante implantes o prótesis dentales.
  • Eliminan los problemas de halitosis o mal aliento.
  • En caso de estar embarazada, reducen la posibilidad de un parto prematuro y de que el bebé presente un peso bajo al nacer.

Si, durante el cepillado diario de los dientes, observas que tus encías sangran, es importante que acudas a una revisión con tu dentista. El sangrado, el enrojecimiento y la inflamación de los tejidos gingivales son los tres indicios principales de la presencia de la enfermedad periodontal. Si necesitas más información al respecto o una evaluación exhaustiva del estado de tu boca, solo tienes que ponerte en contacto con nosotros.

Leave a Reply

Call Now Button